Looking for something? In Tonnerre de Brest there are plenty of things!

All About Valentín VN

Translate TdB

Read Tonnerre de Brest in your language

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified  TdB RSS - Feedburner

May 23, 2008

2

Superlópez, tomos uno a diez

Con esta entrada inauguro la serie de entradas en las que hago un breve repaso a los cómics de Superlópez publicados hasta el momento. Ni más ni menos que cincuenta a lo largo de treinta y cinco años. ¡Casi nada! Las imágenes de las portadas son escaneos de los cómics de mi colección.

Tomo primero. Aventuras de Superlópez.
Primera edición: 14 de enero de 1980. Costaba 75 pesetas (unos 45 céntimos de euro).
El dibujo es de Jan y el guión de Pérez Navarro (Efepé).
Consta de nueve historias cortas sin relación entre si en las que se narra el origen, posteriormente abandonado de Superlópez. Luego la parodia de los superhéroes:
un supervillano que deslumbra a sus enemigos proyectando una linterna sobre su calva (en la que un niño que lee el cómic es partícipe también de la historia),
un robot gigante hecho de chicle, un extraterrestre cachas con una mano mecánica y transformable tipo navaja suiza que da unas tortas de órdago mientras Luisa le toca las narices a Superlópez,
una bruja guapetona a la que se gana con halagos (en esta historia ya hay una reseña a los excesos inmobilarios),
una parodia de Hulk (la Maza) al que le cabrean los humos del tabaco y los tubos de escape,
un engendro nuclear al que Superlópez vence, pero la lía gorda
y un robot diseñado para limpiar que asola la ciudad porque un mocosote se hace con el mando a distancia.

Tomo segundo. El Supergrupo.
Primera edición: 28 de enero de 1980. Costaba también 75 pesetas.
El dibujo es de Jan y el guión de Pérez Navarro (Efepé). La historia es de 1979.
La primera historia larga de Superlópez consta de dos tomos; este y el tercero.
La parodia de los cómics de Superhéroes continúa con un Supergrupo en el que hay un Doctor Strange (El Mago), un Captain America (Capitán Hispania), un Thing (El Bruto), una Marvel Girl (La Chica Increíble) y un Ultrón (Latas). La historia emplea los tópicos divertidísimos de los supertipos. Los grupos en los que todos quieren ser los jefes, las salas de entrenamiento, los cuarteles generales de superhéroes, los supervillanos que, no se sabe muy bien por qué tienen tirria a los buenos y un largo etcétera de tópicos magníficamente explotados.


Tomo tercero. ¡Todos contra uno, uno contra todos!
Primera edición: 26 de enero de 1981. Costaba 90 pesetas (ha subido hasta los 55 céntimos).
Este álbum es el último de la colaboración entre Jan y Efepé.
La historia continúa tras el tomo dos. Lo más cachondo: cuando se quedan sin blanca y tienen que ir a un banco (de superhéroes, claro está) para pedir un crédito. En cada viñeta, un personaje paródico de un Superhéroe (imagina el pringue que es darle la mano a Spiderman cuando lleva en ella el dispositivo para lanzar las redes o saludar a un Thor que te abre los brazos efusivamente y que es capaz de invocar una tormenta, esté donde esté, cada vez que abre los brazos efusivamente). Tras la primera gran victoria del Supergrupo, Superlópez les deja. El Supergrupo volverá a aparecer en La Semana Más Larga, pero de manera fugaz, para no volver a saberse nada de ellos.
Como curiosidad, todo el mundo recuerda lo que hizo el 23F. Pues yo recuerdo estar con mis padres y mis abuelos escuchando la radio con las noticias del Golpe mientras me leía este cómic que había comprado por la mañana.

Tomo cuarto. Los Alienígenas.
Primera edición: 23 de febrero de 1981. Seguía costando 90 pesetas.
A partir de aquí, todos los álbumes tienen guión y dibujo de Jan. La fecha de realización es un año antes, 1980.
La parodia ahora es de la película Alien, aunque llega mil veces más lejos. Unos bichos (realmente un matrimonio) tipo moco Blandi Blub pretenden invadir la tierra mientras matan a las cucarachas que tienen en la nave (unos Aliens que ni la Teniente Ripley ni los Predator serían capaz de vencer) con insecticida. La propiedad especial de los marcianos: transformarse en cualquier cosa, especialmente en Juan López (el Alter Ego de Superlópez) y en estufas de gas butano. Mi principal recuerdo: los periódicos de mentira que insertaba entre chiste y chiste. Tremendos. Una cosa. Este álbum se publicó el mismo día del Golpe de Estado, pero yo lo leí más tarde, porque llegó después de esa fecha a mi kiosco.


Tomo quinto. El Señor de los Chupetes.
Primera edición: 21 de septiembre de 1981. Subió a 100 pesetas (60 céntimos).
La fecha de producción sigue siendo 1980.
Lo que parece una parodia del señor de los anillos, al menos por el título, no tiene nada que ver con la novela de J.R.R. Tolkien. Es la primera aventura de Superlópez en la que el objetivo es ir rescatando objetos mágicos para llegar a una resolución. La fórmula se repite, por ejemplo, en la Caja de Pandora. El Gran Chupóptero volverá a aparecer en historias de esta década. La magia funciona en plan Zatana, pronunciando el conjuro del revés: Eteve la oonreuk. El álbum es una maravilla, pero es espesito. Demasiadas cosas para un solo álbum.

Tomo sexto. La semana más larga.
Primera edición: 12 de octubre de 1981. También costó 100 pesetas.
La fecha de producción coincide por primera vez con la de la edición.
Después de tanta aventura galáctica, Jan regresa a la “cotidianidad” de Superlópez en su Barcelona de ficción para dar paso a un elenco de los villanos clásicos de esta serie. A Superlópez le acusan de producir el caos en la ciudad porque han aparecido unos agujeros que taladran las casas y los ciudadanos consideran que ha sido Superlópez volando. Jan aprovecha para dar mayor peso a Luisa, Jaime y al Jefe, al tiempo que crea a los personajes de el inspector Holmez (peor que el Inspector Gadget a la hora de resolver un caso) y los de los villanos Escariano Avieso, el Lex Luthor de Superlópez, Al Trapone y Carasucia, el eterno secuaz. Al final resulta que Escariano había creado una máquina para hacer butrones en plan rayo láser.

Tomo séptimo. Los cabecicubos.
Primera edición: Año 1983 (no especifica más). El precio subió nuevamente hasta las 120 pesetas (aproximadamente 70 céntimos). El papel y las guardas son de mejor calidad en cuanto al papel, pero no mucho más que los anteriores.
La fecha de producción es de 1982.
Tardamos en ver la continuación de las aventuras de Superlópez. Probablemente por algún problema con Bruguera que no viene al caso mencionar aquí. El álbum es excepcional y se nota que la parodia de Superhéroes es cosa del pasado. Unos científicos han descubierto la manera de hacer que los huevos de gallina sean cúbicos en lugar de ovalados, por lo que se pueden almacenar mejor. La empresa de López decide entrar en el negocio y compra la patente para forrarse de lo lindo. Hasta aquí, la gracia es tremenda, pero no daría más de sí, si a Jan no se le hubiese ocurrido que todos los que consumen estos huevos o son contaminados se convierten en una serie de totalitaristas que dominan la sociedad (la idea de representarles con las cabezas en forma de cubos es totalmente genial, sin paliativos). Superlópez es el único que no se transforma y consigue revertir la situación.

Tomo octavo. La caja de Pandora.
Primera edición: Enero de 1984. Sigue costando 120 pesetas.
La fecha de producción es 1983.
Jan crea una aventura épica en la que los dioses de las distintas mitologías (griega, hindú, azteca y egipcia) persiguen la caja de Pandora y Superlópez se interpone entre el desastre y la salvación de la Tierra. Todo por nada, porque Zeus es un cachondo. Los dioses viajan en naves espaciales chulísimas y Superlópez tiene que enfrentarse a fondo. Es uno de los mejores álbumes de Superlópez, sin lugar a dudas.


Tomo noveno. La gran Superproducción.
Primera edición: Mayo de 1985. Otra subidita: 140 pesetas (85 céntimos). Jan terminó de dibujarlo en diciembre de 1984.
Otra vez cambia de oficio la empresa de Superlópez. Esta vez se embarca en la filmación de una película de gran presupuesto, una versión de Conan, es decir Tronak. No hay supervillanos, pero sirve de nuevo para darle peso y dimensión a los secundarios de la serie. Este recuerdo haberlo leído en la playa. Menudas risas. Y es que Superlópez hace de todo. No hay duda de que Jan sabe, al menos por las películas de animación, de qué va el mundillo del cine. Me emocionaron los pechillos de Luisa. Una agradable sorpresa en un cómic de Bruguera, aunque sea ya del final del todo.

Tomo décimo. Al centro de la Tierra.
Primera edición: Julio de 1987. Jan lo terminó en Junio del mismo año (¡vaya, todo un record!). El precio; 200 pesetas (un eurejo veinte). ¡Menuda subida!
Estos dos últimos álbumes se prolongan demasiado en el tiempo y es que la crisis de Bruguera se agudizó hasta el punto de cerrar. Su heredera, Ediciones B, continúa con la publicación de la serie a partir de este número.
Al estilo de las Joyas Literarias Juveniles, Jan adapta la novela de Jule Verne en un tono humorístico, aunque no paródico. Es un avance. Se nota una mejora sustancial del dibujo, que pierde cierto barroquismo en favor de una mayor claridad. El trazo evoluciona y el color es mucho mejor, menos plano. Ya debieron aplicar alguna técnica de imprenta que recuerda al retoque por ordenador. No lo sé con certeza, pero se nota mucho. Los protagonistas son, a parte de Juan / Superlópez, Jaime y Luisa. En la última viñeta hay una aparición tipo Hitchcock de Jan.

2 comments:

Kaximpo said...

Muy interesante este recorrido que estás haciendo por la serie de Superlópez. "Los Cabecicubos" y "La Caja de Pandora" también son mis preferidos. "Todo por nada, porque Zeus es un cachondo" es el mejor resumen de ese álbum en una sola frase, jeje.

Sobre el lapso de tiempo entre "La Semana..." y "Los Cabecicubos" puede deberse a que estuviera dibujando "Pulgarcito" y le "robara" tiempo para dedicarse a Superlópez.

VN Recording Company said...

Muchas gracias Kaximpo por tus comentarios. Espero terminar con el comentario de los cincuenta tomos de Superlópez que componen el grueso de estos treinta y cinco años de producción.

Lo de Pulgarcito es verdad, pero no olvides que la desaparición de Bruguera fue por esas fechas y Jan tuvo muchos problemas con los encargados de publicar Superlópez en la Colección Olé!, hasta tal punto que hay en la segunda edición rectificaciones que corrigen las modificaciones forzadas por Bruguera. Echa un vistazo al libro de Caro para ver cómo lo cuenta el propio Jan.

Los primeros álbumes suelen ser los favoritos de muchos de los lectores de Superlópez, pero esa pasión por los antiguos nos impide algunas veces disfrutar de los más modernos. Algunos de los mejores álbumes de Superlópez se han producido en los últimos años(también alguno de los peores, no nos engañemos). Superlópez es una creación muy viva.

Lo dicho, muchas gracias Kaximpo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

This Week in Tonnerre de Brest - Recent Posts

Share this Blog

Share TONNERRE DE BREST.

Meet me

Meet me at Twitter and Facebook
Valentín VN's Twitter
    Follow Valentín VN on Twitter
    ¡Picotea conmigo!
    Mis grupos:
    Valentin VN's Google+

    Mail